Recortes de Prensa

Diario de Ferrol

Los presupuestos de 2016 despejarán las dudas sobre la Semana Santa

La aportación que el Concello de Ferrol hará, de forma directa, a la Junta de Cofradías quedará reflejada en los presupuestos municipales para 2016. El alcalde, Jorge Suárez, evitó ayer dar cifras concretas al respecto, aunque aclaró que la posición del gobierno municipal es la misma que pactaron con las cofradías. “Remítome ó acordado con eles”, explicó Suárez ante preguntas de la prensa. “Nós tiñamos unha proposta que foi a que defendimos no pleno e de aí non nos movimos nin un ápice”.
Esa posición del pleno, incluida en una enmienda del PSOE (respaldada por Ferrol en Común) a la moción del PP sobre la financiación municipal de la Semana Santa, especificaba que el Concello debería garantizar, “cando menos, 75.000 euros procedentes das achegas das distintas administracións, nomeadamente o Concello de Ferrol, a Deputación Provincial da Coruña e a Xunta de Galicia”.

Esas gestiones, de las que desconfían las cofradías basándose en declaraciones del presidente de la Diputación, Valentín González, a Televisión Ferrol, ya han comenzado, aseguró ayer Suárez. “Coa Deputación mantivemos unha reunión a tenente de alcalde e máis eu hai unhas semanas onde preguntamos directamente ó presidente se estaría disposto a facer algún tipo de convenio cunha Festa de Interese Turístico Internacional. Non se pechou en banda pero teñen unha limitación de só conceder subvencións nominativas ata un 5% do orzamento, así que quedamos abertos a unha nova conversa ó respecto”, explicó el alcalde. En el caso de que el convenio no se pueda formalizar y la Diputación se limite a la edición de la revista “Ecce Homo” y de procesionarios, el Concello asumiría esa parte (unos 35.000 euros, contando con que los 40.000 euros de la Xunta completen hasta los 75.000).
“Respecto á Xunta de Galicia, o concelleiro de Turismo tivo contactos para que esta financiación que chegaba ó Concello fora directamente ás confrarías”, adelantó el alcalde. Afirma que es posible cambiar el objeto de la subvención (hasta ahora destinada a promoción turística pero que incluía unos discutidos 24.000 euros para la televisión pública gallega por retransmitir algunas procesiones), como ya pasa en Ponteareas con las alfombras florales del Corpus Christi y en Viveiro con la Semana Santa, ambas de Interés Turístico Internacional.
Suárez prefiere no plantearse un escenario en el que esta posibilidad se rechace. “Se a Xunta non estivera disposta a financiar cun só euro á Semana Santa considero que sería unha vergoña, despois de ter presentado unha moción defendendo esa financiación”.
Precisamente sobre esta moción (y la que también presentaron los populares en el Parlamento de Galicia) opinó el alcalde, que considera que se politiza y se polariza un tema sobre el que había acuerdo y una actitud siempre abierta al diálogo. “Creo que a actitude da Xunta de Confrarías é errónea porque nós nunca nos pechamos ó diálogo e nas dúas reunións con eles non houbo ningunha tensión nin conflicto. Tiñamos unha proposta concreta e ben definida, non había ningún tipo de dúbida sobre as cantidades”, explicó Suárez. “Entraron a un terreo ao que nós nin sequera abrimos a porta e eu, a título persoal, renunciando ós meus principios ideolóxicos e ó que a nosa organización defende, estaba disposto a chegar a un entendemento polo interese da cidade. Sigo pensando que a Semana Santa é un acto relixioso, aínda que agora parece que non segundo a Xunta de Confrarías, pero recoñezo o seu valor turístico e de aí a nosa capacidade de transaccionar”. Aguarda Suárez a la reunión de este viernes (a las cuatro de la tarde) con las cofradías para escuchar sus explicaciones.
Además, el alcalde recordó que todas las entidades sociales, culturales y deportivas de la ciudad sufrieron recortes en sus subvenciones en los últimos cuatro o cinco años. “Temos un orzamento moi limitado, actuacións moi urxentes pendentes na cidade. A reflexión que hai que facer é se todos vamos pasar polos mesmos criterios ou non. É un plantexamento por unha cuestión de equidade e de xustiza”. De cara al futuro, instó a las cofradías a que estudien otras formas de financiación, como sucede en otras ciudades del Estado.
Por último Suárez criticó la posibilidad de que las procesiones se vean mermadas (o incluso no salgan) este año debido a la polémica con el consistorio ferrolano sobre la cantidad que este debe aportar. “Entrar a ese tipo de manifestacións, cando nós mantivemos sempre a mesma posición e as relacións foron cordiais, considero que é inoportuno. Sería unha acción unilateral por parte das confrarías en prexuízo da cidade”.

La Voz de Galicia

El alcalde elude aclarar si el Concello aportará los 75.000 euros para la Semana Santa

Jorge Suárez garantiza al menos 35.000 de fondos municipales para la celebración

El gobierno local de Ferrol está dispuesto a aportar al menos 35.000 euros de fondos municipales para la próxima Semana Santa. La verbalización de esta cantidad llegaba ayer a instancias de la prensa, que le preguntó si el Concello pondría la cifra restante hasta los 75.000 euros si la Xunta finalmente decidía reorientar los 40.000 aportados hasta ahora para labores de promoción y difusión. «Dende logo que si. Iso é o que tiñamos acordado coas confrarías», declaró. «Incluso contra o que eu e a nosa organización defende, polo interese da cidade daríamos o complemento desa cantidade con fondos do Concello», detalló. Y si la Xunta no aceptase modificar su aportación, ¿pondría el Ayuntamiento los 75.000 euros íntegros? El alcalde eludió responder con claridad: «Se a Xunta non estivera disposta a financiar nin un só euro para a Semana Santa, considero que sería unha vergoña», contestó.

Sobre la amenaza de suspensión de procesiones que emitía la junta general de cofradías, el regidor espetó: «Alardes os xustos». Reiteró que «desde a primeira reunión» el gobierno mantuvo la misma posición y que las relaciones fueron «cordiais». Y suspenderlas, dice, «considero que é inoportuno. Sería unha acción unilateral por parte das confrarías en prexuízo da cidade». Y respecto a la alusión de la junta general que supondría retrotraer la celebración a la de los años cincuenta, ironizó: «Igual casa un pouco coa austeridade que prometía Jesucristo».

El alcalde considera «errónea» la actitud de la coordinadora de confrarías, ya que «nós nunca pechamos o diálogo e tiñamos unha proposta concreta e ben definida, non había ningún tipo de dúbida respecto ás cantidades». Y responsabilizó a la moción presentada por el Partido Popular «serviu para polarizar un discurso onde non había ese debate», y que se entró «nun terreo no que nós nin sequera abrimos a porta». Y que «eu, a título persoal, e incluso renunciando aos meus principios ideolóxicos estaba disposto a chegar a un entendemento». «Sigo pensando -prosiguió- que a Semana Santa é un acto relixioso, pero recoñezo o seu valor turístico, e de aí a disposición a transaccionar».

Reunión fijada para el viernes

Tras la petición de reunión formulada por los representantes de las cofradías, el alcalde recibirá el próximo viernes a las cuatro de la tarde en el Concello a la junta general para abordar el conflicto desatado. La delegación de las cofradías no estará encabezada por su presidente, César Carreño, que estará de viaje ese día. En su lugar la liderará el vicepresidente, José Evia. Pero ayer avanzaba la postura que defenderán sus compañeros: «Que nos digan a cantidade, que é o que queremos saber para poder planificar a Semana Santa». Carreño rehuyó entrar en más polémica y no quiso valorar las recientes declaraciones del alcalde. En todo caso, asegura que acudirán a ese encuentro «sempre con actitude dialogante».


Freeman Galicia