Mi crónica de Viernes Santo (Dolores-Encuentro)

No es una procesión que me apasione, por ello, he visto la ida en calle Real y Dolores, respectivamente, y la vuelta en la calle Dolores. En líneas generales sin demasiados problemas organizativos. Un par de cortes que no logro comprender por delante y por detrás del tercio de la Virgen cuando solo habían transcurrido un par de manzanas de procesión.
En cuanto a pasos me refiero, el del Nazareno exactamente igual que ayer. Creo, y lo comenté en la anterior crónica, deberían diferenciarlo con respecto al Jueves Santo por la noche, tanto al Señor como al cirineo. Ambos deberían salir con otra ropa, al menos el Señor. El Nazareno por supuesto con su túnica morada de siempre que es como se le identifica. Ya que se repite un paso, hay que darle un aire diferente al del día anterior, ya se repiten demasiadas cosas en la Semana Santa Ferrolana, como para no preocuparse de estos pequeños detalles. El adorno floral como comenté ayer, me quedo solo con la flor morada, el resto no viene a cuento y está de más en cuanto a cantidad.

Paso de la Verónica, de la que fui mayordomo varios años, y por consiguiente, le tengo un cariño especial. Va demasiado armada, por tanto la hace “gorda”, sobre todo por detrás. No aciertan en los colores, faltan contrastes y el rostro va demasiado encasquetado, aunque la idea no es mala, claro que esta lejos de ejecutarla bien. No deja visualizar los rasgos de la imagen. El adorno floral me parece excesivo en número y en excesivos los colores. Y por cierto, la peana debería acabar en la próxima luminaria de San Juan, no hay por donde cogerla.

Paso de San Juan. Poco o nada que comentar. Va en su justa medida. Perfecto en ornamentación floral, pero creo que demasiado abierto de manto por la parte delantera, y hoy hace viento. Ojo al efecto “tienda de campaña” con las ráfagas de viento en zonas abiertas. Por cierto, a la Cofradía decirle que ya va siendo hora que completen este paso. Lleva varios años con nosotros y todavía tiene las “capillas” vacías.

Virgen de Dolores. Menos mal que es la más bonita del mundo entero. Al menos para mi. Vaya forma de destrozarla. Mal vestida de los pies a la cabeza. Manto torcido. Suelto por la parte de abajo, sobre todo en el lado izquierdo de la Virgen. El tocado no tiene nombre. Parece que a la pobre le han puesto “orejeras” o va metida en un toldo para que no la vean o para que no “vea” ella. Por mucho que mires, cuando pasa a tu lado no tiene perfil ni por la derecha ni por la izquierda. Aún encima para rizar el rizo lleva las manos de forma anti natural, muy arriba y muy pegadas al cuerpo. Hace un efecto feo y raro, sobre todo de perfil. Aún encima me dio la sensación que no va del todo fijada, pues se movía bastante. Para compensar esta batería de horrores, menos mal que el adorno floral es bueno.
A la señora Sacristana decirle que se dedique a dar paseos por la playa porque sus manos obviamente son mas propicias para hacer dulces que para tratar de forma dulce a nuestras Sagradas Imágenes. Pena de no reconocerlo y pena de seguir haciendo daño a las imágenes y a la vista de los que las contemplamos.
Esta tarde a ver si hay suerte y mejora algo de lo anteriormente mencionado, aunque me da que tenemos rabieta para todo el Viernes Santo.


Freeman Galicia