Mi crónica de Viernes Santo (Caladiños-Dolores)

La procesión de Os Caladiños la verdad es que me dejó un sabor agridulce. Primero por los problemas que arrastraba desde por la mañana el paso de la Virgen, que empeoraron por la noche, y que no mejoraron por la noche. Luego a ello se unió un loco dando gritos por la calle insultando a los creyentes y a los cofrades. A continuación se “unió” San Juan a la “fiesta” quedándose sin la palma en mitad de procesión. Un desastre para el Staff operativo de la Cofradía del que tienen que reflexionar muy seriamente. No puede ser que las imágenes sufran este tipo de incidentes en procesión. Es muy grave. Por lo demás, el aspecto organizativo de la procesión fue bueno. Tras los primeros cofrades pudimos disfrutar del paso de la Cruz Sudario, perfectamente ornamentado con flor roja, pero incomprensiblemente con todas las velas apagadas. Otro asunto que no se puede permitir.

A continuación llegó el paso de San Juan, de igual manera que en las procesiones anteriores, pero con el añadido de ir en procesión sin la palma. Esta era portada por un cofrade del tercio de San Juan. Esto indirectamente “nos regaló” una estampa poco habitual, pero que espero no vuelva a ocurrir.

Tras el siguiente grupo de cofrades, algunos golpeando el hachón en el suelo (a algunos nos acusan de sevillanismo. Y eso de donde es? de cualquier otra parte de España, de Ferrol no desde luego), cosa que no entiendo la verdad, aparece en escena es paso de la Virgen de Dolores. Perfectamente ornamentada floralmente, pero totalmente descolocada en el paso. Tanto en colocación propiamente dicha como en vestimenta. Nunca en la vida he visto a la Virgen de Dolores tan mal encima de un paso y en procesión. Me parece demencial que se permita a esa señora seguir vistiendo imágenes después de los despropósitos con la Piedad el Jueves y sobre todo, la Virgen de Dolores el Viernes Santo. Me parece muy triste que no se recurra a un profesional para vestir a una de las imágenes más importantes de nuestra ciudad, y sin lugar a duda, la más importante de la Cofradía de Dolores. Por resumir y no seguir hablando de los despropósitos sufridos por esta imagen tan querida para mi, ayer no llevaba nada derecho. Todo torcido o aplastado. Lo peor de todo es que en esta bendita ciudad no pasa nada, porque el Señor de Miramar es una mera figura decorativa y sin carácter. Desgraciadamente, como ya ha demostrado en tantas ocasiones, mirará para otro lado, y permitirá que la señora esa y el amigo Xosé sigan haciendo lo que les sale de ahí. Pena que la Cofradía esté sumisa a todo esto. Es lo que tiene ser elegido y mantenido a dedo. Os toca comer de la mano. Es el precio de estar ahí. Pero el torcido de la Virgen en el paso no es responsabilidad de la vestidora, es de la Cofradía que tiene que entonar el mea culpa. Por la mañana se veía claramente que se movía la imagen y nadie se molestó en revisarla, a tenor de lo que acabó pasando por la tarde y que he mostrado con las fotos.


Freeman Galicia

Los comentarios están cerrados.