Mi Crónica de Martes Santo (Dolores)

Como comenté en la anterior crónica, llega ya el momento de repetir y de ver una y otra vez lo mismo. Para los que salen en procesión no es importante, pues no lo perciben, pero para los de fuera, ufff. A partir de ahora cambios de imagen y poco más. Bien, decir que la procesión de hoy mejoró con respecto a la de ayer, aunque también ha tenido tela en algunos momentos. Hoy me coloqué en la calle Dolores, de nuevo. La procesión llegó con buen ritmo, pero tras pasar el tercio de San Juan y el tercio de la Oración, llegaron los problemas, pues ya se percibía al tercio del Nazareno muy estirado y así sucesivamente, aunque sin cortes, aunque sí con espacios demasiado grandes entre cofrades, pero no fue lo de ayer, gracias a Dios. Creo que se sigue parando demasiadas veces y demasiado tiempo. La procesión va muy escalonada y lentísima.
Del paso de Jesús Atado a la Columna quiero felicitar a Juanito Martín por su estreno en el martillo. Le deseo toda la suerte del mundo. El adorno floral no estuvo mal del todo, puede pasar (importante: Pasos del Señor color rojo y morado, lo demás sobra). Lo que me gustó y felicito a la Cofradía por ello, son los candelabros antiguos de la Piedad y que se han adaptado muy bien a este paso y con esta imagen. Una imagen que no la había visto en la calle desde su restauración, y he de decir que la he percibido muy pálida y con un brillo excesivo (el mismo brillo que le sobraba a la Borriquita y que intuyo le sobrará a la Oración en el Huerto, también restaurada).

El resto de la procesión transcurrió lenta lenta lenta. Tanto, que como ocurriera ayer, mucha gente optó por marcharse. Me sorprendieron algunas organizadoras de la Esperanza. Primero ordenaron a sus cofrades que cuando comenzaran a andar fueran muy despacito. De repente, mientras una decía eso, llegó otra y mandó correr mucho a todas las niñas y les ordenó pegarse a la gente que veía la procesión y entre ellas mismas. No sé con que motivo la verdad, pero fue un espectáculo que espero no volver a ver. Así quedó el tercio en plena calle Dolores.

El paso de la Virgen fue sin lugar a duda lo mejor de la procesión. Adorno floral muy bueno, aunque seguiría bajando más la flor, bien de candelería, bien vestida la Virgen y excelentemente bien portado por sus portadoras. Pero… Siempre hay un pero, sino no sería “El Martillo”, a parte de volver a felicitar al vestidor por su trabajo, de nuevo con tocado muy trianero, el único lunar que veo es que hay que pulir un poco más la colocación del “pollero”, y por consiguiente del manto. Fue el único defecto que he percibido. Sobre todo lateralmente. Algo que es comprensible, pues era la primera vez que llevaba el pollero. Pero en definitiva muy bien.

En cuanto a la música, correcta la banda de las Angustias e impresionantes tanto la Amargura como la banda Ferrol. Sin embargo, sigo pidiendo banda de música para los palios.
Por último indicar que ha habido errores de protocolo en la presidencia. Esta debe ir en la delantera del paso, dejando la trasera única y exclusivamente para la autoridad eclesiástica.

Freeman Galicia

Los comentarios están cerrados.