Mi Crónica de Domingo de Ramos (Dolores)

La segunda procesión que he visto ha sido la de la Entrada de Jesús en Jerusalén “Borriquita” de la Cofradía de Dolores (antes Bendición de Palmas y Ramos en Amboage). Una procesión seguida por mucho público. Me han gustado el orden y seriedad en cofrades y monaguillos. Sin embargo, he visto a Dolores con el eterno problema de todos los años: Lentitud y cortes en la procesión. Algunos de ellos ciertamente serios e imperdonables. Esos problemas seguirán apareciendo mientras en la Cofradía no se convenzan que los tronos no andan con la procesión, sino que es la procesión la que tiene que seguir el ritmo de los tronos, sea lento o rápido. Otro tema que me horrorizaba hace cinco años y no ha mejorado es la reunión de colorines por el centro de la procesión en cuanto a organizados se refiere. En un momento se juntaron: Dos del tercio correspondiente en ese momento, otro de la Virgen de Dolores, otro del Cristo, otro de la Verónica… Eso no puede ser. En cuanto a los pasos me gustaron los adornos florales. Independientemente de los colores de la flor, que tiene menos importancia que en próximas procesiones, esta fue más baja que las Angustias y lucieron mucho más las imágenes. Dos recomendaciones. Delante de San Juan seria más correcto que no llevara flor alguna, al igual que el resto de imágenes de Cristo, debe llevar los pies de la imagen a la vista. Con la flor va tapado. Y mi otra recomendación en el paso de la Borriquita. Lo de la palmera es buena idea, pero hay que intentar que sea más grande, pues la actual crea desproporción con la imagen.
Una de las novedades de la procesión estaba en la restauración este año de la imagen de la Borriquita. Creo que ha quedado bien, aunque también creo que se les fue la mano en el brillo. Esa imagen era en sus orígenes de una tonalidad más mate y por tanto mas discreta. Bien las tres bandas, cada una en su estilo.


Freeman Galicia

Los comentarios están cerrados.