Eduardo Alonso Barajas, el hombre que abrió los ojos al Ferrol Cofrade

“Muchos de los cambios que hacen vibrar a nuestra Semana Santa llegan gracias a sus conocimientos”

¿Quien no conoce en el mundo cofrade a Eduardo Alonso Barajas?. Creo que todo el mundo. Jubilado de Astano, de los de toda la vida y que contagia con su buen humor a todo y a todos los que le rodean. Siempre que tienes un problema o necesitas algo Barajas es el primero en acudir a tu “auxilio”. Y claro, en el mundo cofrade no iba a ser diferente. Ah! Y de Esteiro y del Esteiro.

Aunque ahora se maneja y convive con cofrades amigos de la Cofradía de Dolores, su corazón está en la Cofradía de las Angustias, Hermandad de la que ha sido cofrade durante muchos años y en donde formó parte de diferentes Juntas de Gobierno. Durante su estancia en la misma se puede decir que era uno de los “alma mater”. Todo pasaba por Barajas. Incluida la mayor carga de trabajo. Simplemente porque era el que más sabía de todo esto.

Sus conocimientos van mas allá de la Semana Santa de Ferrol. Sus miras apuntaban por aprendizaje y por buen gusto, a diferentes regiones de nuestra geografía, evidentemente, Sevilla no iba a ser una excepción, de la que recuerda constantemente, y no le falta razón, que es “Madre y Maestra”.

En estos años no ha estado ligado directamente a ninguna Cofradía, aunque si ha estado y está siempre rodeado de cofrades. De buenos cofrades. Cofrades incluso alguno de ellos de los denominados “capillitas”. Con él hice mi primera incursión a Sevilla hace ya varios años. Nunca aprendí tanto de Semana Santa como esos cuatro días de estancia en el sur en donde nos empapamos de Cofradías de la mañana a la madrugada. Allí conocimos a “don Manué”, un hombre sevillano muy agradable y con el que estuvimos conversando un buen rato en la Plaza Nueva, antes de pasar la Hermandad del Cerro del Águila. Me acuerdo de ello como si fuera ayer. De ese encuentro nació la broma que mantenemos llamándole a todo el que se mueve “don Manué”. En Sevilla entendí que en Ferrol se estaban haciendo las cosas muy mal en muchos aspectos. Y no hablo de calidad, ni de nada que se le parezca. Sino de entender que una Cruz Guía tiene su sitio y significado en la procesión. Un incensario, unas varas, unos faroles, un Senatus o un Bacalao… lo mismo. Allí aprendí que en Ferrol todos estos elementos y más, no cumplen su función, sino que son meros objetos decorativos, y no deben ser tratados ni utilizados como tal. Aprendí eso y todo lo demás. Aprendí otra celebre frase de Barajas cuando decía “en Semana Santa está todo inventado”. No le falta razón.

No solo yo me di cuenta con mi incursión en Sevilla con él que estábamos haciendo las cosas mal, sino que poco a poco lo empezó a ver todo el mundo. Lo empezaron a ver las propias Cofradías. Las cosas poco a poco comenzaron a cambiar.

Pronto los dirigentes de las Cofradías comenzaron a escuchar los “ecos” de Barajas y quienes le rodeaban, y por arte de magia de unos años hacia aquí, las bandas comenzaron a introducir en sus repertorios marchas que llegaban de abajo, los pasos empezaron poco a poco a “chicotear” o “bailar”. Pronto empezamos a ver como las Hermandades encargaban e introducían en sus cortejos enseres e imágenes de Sevilla y como en definitiva en mayor o menor medida estas fueron adoptando ciertas influencias sureñas, aunque sin renunciar a lo nuestro, que para bien o para mal, queda muchísimo en las Cofradías de nuestra ciudad. Luego las nuevas tecnología hicieron el resto.

Barajas es conocido como el “maestro” de los cortejos procesionales en miniatura y de los de verdad. Sus ya super conocidas figuras de plomo representando cortejos tanto del sur como ferrolanos, creo que ya han paso por los ojos de todos, y por las manos de muchas exposiciones de algunas Hermandades y colectivos que tienen que ver con nuestra Semana Santa. Siempre de forma desinteresada. Aún así, no siempre ha recibido la gratitud de los beneficiados. Hoy podemos ver algunas de esas figuritas en la Exposición de la AM Virgen de la Amargura, o varios de esos pasitos en la Exposición del tercio de San Juan. En su taller no solo podemos disfrutar de ese trabajo, sino de miles de unidades de figuras de otra índole.

Y es que con Barajas hay un antes y un después en la forma de ver y entender la Semana Santa. La Semana Santa Ferrolana.

Desde “El Martillo” nuestra gratitud por las enseñanzas, pero sobre sobre, muchas gracias por abrirnos los ojos a muchos. Muchas gracias por tu amistad incondicional. Y que siga siendo así Maestro.

Juan Galego

DSC06015_opt

DSC06017_opt

 


Freeman Galicia