Artículo de opinión: “La Semana Santa en septiembre…”

“En breve podréis opinar sobre esto al pie de la noticia”

Lo comentaba en mi facebook personal y quiero trasladar el debate a la web. Ayer conocíamos el comunicado del Vaticano sobre la posibilidad de trasladar las procesiones de Semana Santa al mes de septiembre, concretamente a los días 14 y 15. Desde Roma se insta a las correspondientes Diócesis a decidir como, cuando exactamente, y si se llevaría finalmente a cabo o no en cada ciudad. Leer comunicado Pincha

Desde ese anuncio escucho y sobre todo leo en diferentes redes sociales de todo tipo, tanto en Ferrol como fuera de nuestra ciudad, a los diferentes cofrades haciendo cábalas de como sería; si con hábito penitencial, con capuz o sin el, de traje, con bandas o sin ellas, de como se van a meter todas las procesiones en dos días, que si las fechas mencionadas son por semana y debería de ser fin de semana….

Desde mi humilde opinión creo que vamos por una mala dirección, o al menos es lo que pienso yo, por lógica y por lo que se puede interpretar de dicho escrito. Yo creo que este ni se refiere a celebrar todas las procesiones de Semana Santa, ni se refiere a que salgan nazarenos (capuchones) a la calle, ni nada que se le parezca. A mi modo de ver hay que dejar las cosas como están. Centrándonos solo en procesiones (el escrito no solo habla de ellas), de hacer algo (que no lo veo necesaro) ienso en otro tipo de celebraciones tipo una Magna (bien con imágenes del Señor o bien con imágenes de Virgen), una extraordinaria sin más o incluso una representación de la Pasión con la presencia de diferentes pasos que representen la misma. Pero ni todos los pasos, ni capuchones en la calle, ni nada que se le parezca. No nos equivoquemos. La Semana Santa no es un concierto ni un partido de fútbol que se aplaza y luego se lleva a cabo en otra fecha como si nada. Yo desde luego me llevaría una gran decepción si perdiéramos la perspectiva de lo que es la Semana Santa y lo que representa. Espero que los cofrades no solo tengan conciencia de querer salir a toda costa  sin pensar en el fondo de lo que es una salida procesional y de lo que representa una celebración como la Semana Santa. Si es así, algo estaremos haciendo mal. Yo veo con buenos ojos hacer algo, desde luego. Está claro que con la que está cayendo en estos momentos por culpa del coronavirus, es bueno elevar el ánimo de todo el mundo. Las Cofradías es una buena herramienta para hacerlo. Pero no vale cualquier cosa. Hay que ser responsables y no convertir esto en una feria.

Estos días también pienso en la hostelería y el comercio que en estos momentos son los sectores más machacados por este estado de alarma, y  salvo negocios concretos que por su naturaleza están ahora dando el do de pecho, el resto están cerrados y facturando cero. Un drama para muchas familias, pues si en circunstancias normales ya está la cosa floja, no me puedo imaginar facturando cero. Es bueno también ayudar  desde las propias Cofradías y desde los propios cofrades, a un sector que apoya año a año a la Semana Santa (bien con anuncios en publicaciones, bien aportando dinero o patrocinando eventos cofrades…) haciendo algo en la dirección que apunta el Vaticano y que pueda también ayudarles a minimizar las pérdidas que están sufriendo estos días. Ahora son las Cofradías las que tienen que ayudar a ese sector que año a año se vuelca con la Semana Santa. También me acuerdo de todos los sectores que dependen de las Cofradías y de la Semana Santa, de todos sus proveedores (cera, flores…), y también en colectivos directos como las bandas, que tienen mucho que perder en lo económico por la suspensión de la Semana Santa, tanto, que en muchas ciudades de España se empieza a hablar ya de bandas que cierran el “chiringuito” por esa falta de ingresos. Por todos ellos se debe hacer algo. Pero insisto, no perdamos la perspectiva. Primero hay que superar esta crisis y después se puede preparar todo esto con “sentidiño” y “responsabilidad”. Y si se hace, preparar algo potente, tanto si hablamos de Magna, Extraordinaria o una representación de la Pasión o el formato que se elija. Y cuando digo algo potente, no se trata de sacar cualquier cosa y de salir por salir. Se trata de hacer y de sacar a la calle lo mejor. Cuando hablo de lo mejor no solo hablo de calidad artística (que también), sino de imágenes que tienen tirón y a las que la ciudad le tiene especial devoción. No hace falta sacarlo todo. Es mejor poco y con sentido, que todo y sin el. Pero hay que acertar con el modelo y con las imágenes. Ahí estaré el éxito de la convocatoria.

En todo caso, haga lo que se haga, y si se hace, recordar, somos ciudad de Semana Santa. El resto del año nadie se interesa por ella. Muchas veces ni los propios cofrades. Solo hay que ver los Vía Crucis o procesiones extraordinarias que se hacen fuera de lo que es Semana Santa el poder de convocatoria que tienen (tanto en participación como de presencia de gente en la calle)… Cero. Por ello, si se decide hacer algo en el sentido que indica el Vaticano, el trabajo de difusión de lo que se haga, tiene que ser muy estudiado y agresivo. Y no quedarnos solo a nivel local. Porque si los visitantes no vienen, estaremos haciendo una salida más, y estaremos de nuevo saliendo por nada. Y esta vez hay dos objetivos. Levantar de alguna manera el ánimo y la Fe por lo que estamos sufriendo en estos momentos, y ayudar a los sectores que se pueden beneficiar de ello y que ahora están cerrados (los que apoyan cada año a la Semana Santa). Hay que devolverles de esta manera su constante ayuda a la Semana Santa. Por todo ello, hay que hacer las cosas muy bien y no equivocarse. Para eso, nos quedamos todos en casa antes de ir por la calles solos y como fantasmas. Y por último y no por ello menos importante, por todo lo que supone una manifestación pública de Fe para nosotros y para la propia Iglesia. Sin ella, todo esto carece de sentido.

Ánimo a todos y primero a salir de esta…

Juan Galego


Freeman Galicia