Artículo de Opinión en Galicia Ártabra Digital

Estos días en el diario digital “Galicia Ártabra Digital” se publicaba la primera parte de un artículo titulado “Más luces y menos sombras” de María Casares, doctora en historia, dando su parecer sobre la Semana Santa Ferrolana 2015.
Da gusto leer a alguien que entiende de Semana Santa y que ha visto muchas celebraciones de otras lugares. Celebro que coincida conmigo en un 95%. Los que habéis leído en Semana Santa mis crónicas sobre cada procesión sabréis de lo que hablo, pues hay puntos que parecen “copiados” íntegramente de alguna de ellas. En todo caso, coincido casi al cien por cien sobre su opinión. Espero que tomen nota.

PARA SEGUIR LEYENDO PINCHAR EN “MAS INFORMACIÓN”



La ciudadanía y los medios de comunicación coinciden en reconocer que la Semana Santa 2015 ha sido todo un éxito, uno de los años más participativos de este siglo. La Semana de Pasión ferrolana fue seguida por miles de personas confirmando que es sin lugar a dudas el elemento identitario más importante de ferrolanía.

En este maltrecho Ferrol, la Semana Santa se ha convertido en el verdadero balón de oxígeno de la hostelería y sector turístico en general y eso guste o no, es indiscutible. Debido a ello se ha desatado una “fiebre semanasantera” por parte del Concello sin precedentes que ha apoyado de forma firme esta celebración. Aunque también es cierto que este evento y la magnitud de su más que positiva repercusión no sólo en la urbe ilustrada, sino también en toda la comarca, merecería un respaldo mayor por las instituciones tanto públicas como privadas.
Este revulsivo económico y turístico es algo que debe ser un plus de responsabilidad para Instituciones, Cofradías y la ciudadanía en general. Debemos hacer un esfuerzo conjunto para que esto siga avanzando y que nuestra Semana Santa no se conforme con ser la mejor del Norte peninsular, sino que rivalice con las mejores de España porque nuestra Historia se lo merece con creces.
Contundentemente  que nuestra Semana Santa esté a la altura de una celebración de Interés Turístico internacional “de verdad” y que esta denominación no sea sólo un pelotazo político es lo que queremos los que amamos Ferrol  y es la imagen que queremos y debemos exportar.
Este artículo pretende ponderar aquellos aspectos que han  mejorado con referencia al pasado año, pero sobre todo intenta poner sobre la mesa- resaltamos que siempre con ánimo constructivo- aspectos, detalles, matices que no son importantes económicamente, pero si tienen gran relevancia en el cuidado de la imagen de conjunto, pues la Semana Santa es un todo que se percibe por los cinco sentidos.
La polémica, las susceptibilidades heridas y las críticas recibidas en el artículo del año pasado se han visto compensadas con creces al detectar importantes mejoras este año en aspectos que nosotros señalamos.
También quiero avisar a los lectores que es un artículo “ retahíla” en los que no se analizan causas ni consecuencias, que peca de tedioso, que aburrirá soberanamente a los “ no iniciados”, y que es excesivamente largo, y aún siendo conscientes de estos lastres no lo redujimos porque queríamos ser lo más exhaustivos posible.
Hablo en plural, porque es un artículo, aunque firmado y redactado por mi, completamente coral, ya que he sido asesorada por una serie de expertos a los que quiero desde aquí agradecer su ayuda inestimable.

Este sería el balance.

Luces


-Pecaríamos de ilusos si no reconociéramos que la meteorología ha sido el principal factor de éxito.
– Superó al año pasado, algo que parecía imposible. Mas de 300.000 personas, aforo completo hotelero y los puntos de información aumentaron un 50 % sus atenciones.
– El aumento de gente en la calle todos los días, hace especialmente positivo el auge y el posicionamiento en el panorama penitencial nacional de nuestra manera de vivir la pasión. Antes la gran afluencia se ceñía a Jueves y Viernes Santo y ahora el resto de días van cobrando importancia.

Sombras


– La mayoría de los recorridos son cortos, -y reiterativos, día tras día se ofrece lo mismo- y pese a ello es una lástima en las manzanas de regreso se constate cierto vacío en las calles hasta el punto de que las procesiones casi recorren las calles en solitario.
– El éxito de afluencia de visitantes no se extiende a otros ámbitos de la ciudad. Otras rutas turísticas solo se incrementaron un 6 %
– Habría que intensificar la presencia del evento en webs y redes sociales . Con una Semana Santa de calidad, deberíamos competir para entrar en la órbita del llamado “turismo penitencial” que cada vez gana más adeptos.
-Dado el sector de edad predominante en la comarca habría que ir pensando en la colocación de sillas en algunos puntos de las carreras penitenciales… A determinadas edades estar horas de pie es un suplicio. Esto es difícil porque el sitio ideal es la Plaza de Armas, pero la presión de las gradas intensifica el peso en determinados puntos y la estructura no es de fiar. Habría que habilitar zonas como las bocacalles.

Luces


– Mejora ostensiblemente el nivel en conjunto de los desfiles procesionales.
-Destacó la salida de San Juan de la Concatedral que resultó espectacular, y el paso de la Cruz del Sudario en total silencio.
-El Santo Entierro sigue siendo una de las Cofradías más rigurosas en la calle por su buena organización, seriedad, y enseres de calidad, destacando en la Concatedral unas banderolas con el anagrama de dicha cofradía, regalando un marco y unas estampas únicas.
– Hermosísimas las escenas que ofreció el Cristo de los Navegantes, la imagen con más arraigo y más emotiva de la iudad y especialmente en su nuevo recorrido atravesando el Arsenal, gracias a la idea del Almirante Garat Caramé. Una procesión de las más importantes en nuestra Semana Santa, en la que este año se le cantó al Crucificado y rindieron honores. Este nuevo recorrido criticado por el erudito Burgoa por su novedad sin embargo ha sido todo un acierto y la ha convertido en la procesión de mayor afluencia de gente. Para redondearla sólo falta que suenen las sirenas de los barcos a su paso-
– Introducción de polleros en algunos pasos marianos como el de la Esperanza. El pollero es una estructura o armazón con varilla metálica que sujeta el manto y lo ajusta a la virgen, haciendo que su posición sea más estable.
-Jesús de la columna, ha lucido las farolas del antiguo paso de la Piedad en dorado. La imagen apareció deslumbrante tras su restauración luciendo una soga con borlas doradas atando sus manos dándole gran expresividad y realismo.
– Destaca la nueva posición de las imágenes de la Oración
-Todo un acierto la iluminación del Nazareno, le ha dado un nuevo aire y más volumen a un trono bastante plano en si.
– Estreno de capuces de terciopelo y cíngulo por parte de las portadoras
-Acierto en el cambio de trono de La Verónica. El año pasado lo hizo en el de la Esperanza y se perdía en él.
– Ha mejorado la presencia de los nazarenos. Se han visto zapatos más adecuados, se respira un mayor respeto por la calle, menos alfombras de pipas, miembros de las bandas con menos ferretería en sus caras y orejas. Las formaciones más ortodoxas
– La presencia de un capuchón en silla de ruedas ha sido todo un símbolo de integración social.
– Sigue emocionando muchísimo la presencia de la BRILAT en la ciudad
– Algunos cofrades procesionaron golpeando el hachón en el suelo, en la procesión del miércoles de Dolores. Algo que no se veía en Ferrol desde hace muchos años por lo que fue criticado por algunos que lo consideraron foráneo y propio de un desfile y no de una procesión. Sin embargo es un recurso muy teatral de gran expresividad que por ejemplo se hacía cuando el Santo Entierro procesionaba en Caladiños.

Sombras


– Se abusa de las repeticiones de imágenes. De nuevo el “sacar por sacar” que tanto impera. Esto ha disminuido afortunadamente los últimos años. Por ejemplo las Angustias reconvierte a la Virgen de los Desamparados el domingo de Resurrección en Virgen de la Luz
– La Virgen de la Soledad, podría llegar a ser uno de los mejores pasos de la Semana Santa, el canasto tallado por Feal es una gran obra que con un buen adorno floral ganaría, aunque el color es el idóneo rosa y blanco, le fala la ejecución. Lleva un palio muy bonito, pero de Gloria o Corpus en lugar de un palio de cajón negro, con candelería y cera, y si incorporara portadores luciría mucho más. La Cofradía dice que va a juego con la imagen, pero incluso en este caso, el hábito es blanco y el manto negro por lo que debía ser negro con el interior blanco
– Cruz del Sudario estuvo muy bien aunque sobre trono negro y dorado, el pasado año hizo su salida en el llamado Trono Ferrol, un trono más sobrio y de madera más adecuado.
– Debería recuperarse el tercio, antes Cofradía, de la Santa Cena una advocación muy importante en las principales Semanas Santas españolas por su gran vistosidad y tradición secular ferrolana.
– Más que dudoso gusto y poca elaboración del altar de cultos de la Dolorosa, que cada año empeora, así como los pobres monumentos de Jueves Santo.
-Es una pena que se pierda la tradición de la retirada de Caladiños de que se entre en Amboage y se canta la salve popular. Este año se cantó algo pero no se oía nada y nadie pudo constatar que es lo que era.
– Las Angustias, una Cofradía de su solera y con su maravillosa imaginería debería replantearse su puesta en escena, volver a no llevar capas ( aunque estaban en sus ordenanzas nunca se usaron y las introdujo como gancho para ganar adeptos ya que los nuevos cofrades parecen ser más atraídos por tercios con capas que sin ellas ) y así recuperar su identidad, Resulta incalificable con los tronos dando tumbos y trompicones por la calle con esos carri coches con un ruido de motor y olor a combustible. Sería interesante desde el punto de vista etnográfico recuperar los tronos tirados por las brizas que tanto la caracterizaban. Constaba de unas grandes argollas delante que salían del faldón del trono donde se amarraban unas cuerdas-brizas- a unos travesaños de madera de las que tiraban los cofrades- normalmente infantes o voluntarios. Se suprimieron por la peregrina idea de que ofrecían una imagen “ faraónica”
-También irían mejor con portadores las cofradías de la Orden Tercera, aunque éstas van mucho mejor con los artefactos eléctricos del Puerto que se conservan sólo para este fin y que son silenciosos, no dan tumbos ni huelen..
– El anclaje de nada más y nada menos que la Virgen de Dolores a su peana falló, pudiendo percibirse cómo la imagen iba ladeada hacia la derecha y ligeramente suelta. La Virgen llegó a moverse y girarse tanto con el movimiento del trono hasta tal punto de poner su rostro y su cuerpo en diagonal a uno de los candelabros de la parte derecha con el peligro que conlleva. San Juan perdió la Palma, su símbolo más característico y tuvo que ser portado por un Cofrade
– La Borriquita, tratándose de una procesión “alegre” procesionó sobre un paso completamente negro poco adecuado, además del adornó floral que empeoró en comparación al pasado año.
– La peana de la Verónica es de dudoso gusto, debería ser de un tono más oscuro como el trono que la llevó.
– En la salida del Domingo de Resurrección, se hace mal uso del hábito penitencial no llevando capuz muchos de los cofrades. Además es potestativo y queda fatal unos sí y otros no.
– En el Santo Entierro, una de las salidas estrella de la semana, por su importancia debería albergar una representación de todas hermandades ferrolanas en su cortejo.
– Todavía se ven pulseras y relojes y algunos cofrades fumando con el hábito puesto, las Cofradías deberían dar órdenes en ese sentido
-Los niños que procesionan hay que inculcarles cierta disciplina. Que no dejen de ser niños, pero no están en una romería.

ILUMINACION


Luces


– Se valoran los esfuerzos que han venido realizando algunas Cofradías para eliminar de sus pasos la luz artificial e ir colocando poco a poco las velas líquidas. El próximo paso la vela natural. Aunque esto solo sería para los cofrades adultos por el riesgo de quemaduras
– Incorporación de cirios naturales en algunos capuchones, en ciertas procesiones en la cofradía de Dolores, sustituyendo los indecoros hachones plásticos de pvc con bombillas.

Sombras


-En las salidas nocturnas debería rebajarse o apagarse directamente el alumbrado público , al menos en algunos tramos y obligar a que se apaguen los neones publicitarios de los establecimientos. Ganaría mucho en solemnidad y estética. Se abusa demasiado de la noche y se echan de menos pasos iluminados sólo con la luz de atardecer..
-Los focos que apuntan a las caras de las Vírgenes que salen en procesión, deberían suprimirse.

MEJORA DEL ADORNO FLORAL


Luces

-En el apartado de adornos florales, señalar la mejora en general respecto al año pasado
-Las Angustias, muy lograda en la procesión principal del Jueves recuperando su identidad y volviendo a sus orígenes. el juego de colores fue muy adecuado: Medinaceli en morado y Agonía en rojo.
-Acertaron en la reducción del volumen de flor en el paso de la Virgen, permitiendo a los espectadores a pie de calle contemplarla en todo su esplendor.
-El Cautivo, brilló con alfombra de claveles, lástima que está no continuase en la trasera del paso
-La Cofradía de la Merced sin duda la que más mejoró en este aspecto en sus dos pasos. Destacando el Cristo Redentor el Viernes Santo.
-El Cristo de los Navegantes, muy bien en tonos rojos y morados, quizás un tanto alto, pero sin esa palmera de los últimos años mejor, aunque podría mejorarse la disposición de la flor.
– La Cofradía de Dolores mejora respecto al pasado año

Sombras


– Se afanan en realizar carrozas florales en vez de pasos procesionales, enterrando las imágenes en un mar de flores. La mayoría de los pasos ferrolanos caen en este exceso selvático que muchas veces impide la correcta visión de las imágenes.
– En la Virgen de los Desamparados no quedó ningún color de flor sin utilizar para este trono, así como en su segunda salida como Virgen de la Luz enterrada en una selva.
-La Cofradía de la Soledad, sigue en la misma línea del pasado año, colores sin sentido en algunos pasos y en gran cantidad. Buen ejemplo es el de San Pedro o el Resucitado y la Magdalena. Una cofradía que presume de su carácter austero debería buscar otras combinaciones de flor.
-La Cofradía de Dolores nos deja con pasos que necesitan ser perfilados. En la Amargura y la Piedad aparecen flores de colores entre el blanco que debería imperar, las piñas de las jarras son más “bolas” que piñas, el tema de vestir y poner flores del mismo color del que van vestidos sus tercios empieza a ser preocupante…
-Las flores amarillas de la Verónica eran excesivas.
-El paso de Cristo Rey como se señaló el pasado, es año un crucificado muerto, sigue representando el momento de izado de la cruz, y presentó un adorno floral más elaborado que el años pasado, pero con la metedura de pata garrafal de poner flores blancas, colores distintivos de las Vírgenes y nada que ver con colores evocadores del martirio o pasión. Aunque en este caso según hemos investigado el responsable de tan grave desavío es nada menos que el Colegio que impone tanto la disposición de la imagen como el inadecuado adorno floral, sin atender al lógico requerimiento de los rectores de las Cofradías
-Otro paso citado el pasado año fue Jesús de la columna, no ha variado su adorno en forma de “roscón” y verde.
– La Oración como el pasado año mezclaba rojo y rosa… entre alfombra y centros de flor, habría que darle un vuelco.. El Nazareno, idéntico adorno que quizás iría mejor todo en morado.
– El Cristo de la Misericordia presentó un monte de rosas demasiado elevado.


Freeman Galicia