Articulo de Opinion de JJ Urgoa en Galicia Artabra Digital

Aspectos colaterales de la Semana Santa de Ferrol

Los exégetas de turno ya se encargan de destacar los aspectos centrales de la Semana Santa de Ferrol, que constituye una indudable seña de identidad de la ciudad en sus aspectos religiosos, culturales y costumbristas, además de un recurso turístico cada vez más importante. En esta ocasión nos referimos a algunos aspectos colaterales de la misma.
Varias exposiciones marcaron previamente la Semana Santa. Debe resaltarse el interés de la presentada por la Cofradía del Santo Entierro en la Exposición de la Construcción Naval de Herrerías. Un interés aminorado por el hecho de que el edificio de Herrerías se encuentra aislado de la ciudad por la carretera de circunvalación y una Alameda en obras permanentes.
No se eligió el lugar más adecuado para una exposición de estas características. El noble espacio de las altas bóvedas de Herrerías le ha quedado demasiado grande a una muestra cuyo interés y características demandaban un espacio mas íntimo y recoleto. La Sala de Proyectos del Centro Cultural Municipal de la calle del Hospital pudo ser el lugar idóneo para ello, pero los caminos por los que transita la Concejalía de Cultura de Ferrol son inescrutables.

Otras exposiciones de las cofradías de Semana Santa, más sencillas y sin excesivo interés, tuvieron lugar en locales de poca prestancia. Al menos sirvieron para poder adquirir, previo donativo, las revistas de Semana Santa y conseguir sus procesionarios. Pasados los tiempos en los que las publicaciones de la Semana Santa ferrolana (Arimathea, Ecce Homo) eran prestigiosas revistas de estudios, hoy se han convertido en simples ecos de sociedad de los priostes, prebostes, capitostes y picatostes de las cofradías.
Volvió a repetirse la petición de un Museo dedicado a la Semana Santa, por parte de algunos responsables de la misma. Debería saberse que lo que de verdad necesita Ferrol es ese imposible Museo de la Ciudad, con una parte dedicada a la Semana Santa. Con referencia a la colocación de una escultura que representa a un pequeño capuchón en un lugar tan poco adecuado como la calle Real ferrolana, lo comentamos en otro medio de comunicación.
Todo cambia para que todo siga igual; es la receta normal de este país. El cambio semántico de Coordinadora de Cofradías a Junta General, cambio mal justificado y peor entendido, no ha servido para devolver a su verdadero recorrido histórico la procesión del Cristo de los Navegantes. De esta forma, la procesión más prestigiosa y entrañable de la Semana Santa – a la que asisten el Obispo y muchos ferrolanos, pero no lo hace ningún miembro de las Cofradías – vuelve a repetir su recién inventado y poco apropiado recorrido por dentro del Arsenal ferrolano.
Ante esta ocurrencia, de la misma forma los prebostes de la Cofradía de las Angustias podrían también llevar su propia procesión por dentro de la empresa Navantia, desde luego una entidad más cerrada en todos los aspectos (materiales y inmateriales) a la urbe que la propia Armada.

Por lo menos en esta ocasión el “Procesionario” que edita el Concello de Ferrol este año ha reparado el “olvido calculado” del pasado año y ha incluido entre los actos de la Semana Santa la procesión del Cristo de los Navegantes, para muchos la procesión más seria y de más arraigo en la ciudad, eso sí, dándole el mismo rango que al “numerito del caballito”, ese espectáculo ecuestre que tanto apoya el Concello y que  a mayor tomadura de pelo a los ferrolanos se celebra en la desoladas instalaciones de la FIMO.
El lunes se celebra la festividad de la Virgen del Nordés, patrona de la ciudad de Ferrol. De la vergüenza de la propiedad privada y del uso particular que se está haciendo de la ermita de Chamorro, que debiera ser un bien patrimonial de los ferrolanos, si me deja la dirección de esta Galicia Ártabra Digital, escribiremos en otra ocasión.


Freeman Galicia

Los comentarios están cerrados.