Artículo de Opinión

Desde que comenzó la campaña electoral para las últimas elecciones municipales que se acaban de celebrar, hemos conocido los programas presentados por los diversos partidos que concurrían a los urnas en nuestra ciudad. Los compañeros de Galicia Ártabra Digital realizaron entonces entrevistas a los diferentes candidatos a la Alcaldía de Ferrol sobre diferentes aspectos de actualidad y otros enfocados para los próximos cuatro años. Una de las cuestiones que se planteaban no era otra que los planes de estos para con la Semana Santa. Todos ellos recalcaron entonces la importancia de la Semana Santa en Ferrol para el entorno (hostelería, turismo, comercio..). Cada uno de ellos en mayor o menor medida reconocía la importancia de este evento para la ciudad en cuanto a su economía se refiere, y todos ellos mostraban su apoyo en mayor o menor medida. Todos menos Jorge Suárez, candidato a Alcalde por las filas de Ferrol en Común, partido que a la postre finalizó en segundo lugar y que fruto de diversos pactos, todo apunta a que será el nuevo Alcalde de Ferrol para los próximos cuatro años. Jorge Suárez vuelve hoy a cargar “contra” la Semana Santa de Ferrol y “contra” las Cofradías. Anuncia medidas para potenciar la Semana Santa, pero curiosamente, ayudas para lo que rodea la Semana Santa, y no para el origen del éxito de la Semana Santa, simplemente por pertenecer a la Iglesia y por alejarse a las creencias del señor Suárez y de los que acompañan a este en su proyecto. Coincido que se debe potenciar todo aquello que repercuta positivamente en la ciudad para hacerla más grande y mejor, en este caso la Semana Santa. Apruebo toda alternativa o actividad paralela que ayude a potenciar la que de por sí es la SEMANA MAS GRANDE de Ferrol en la que nuestra ciudad recibe el mayor número de visitantes del años y los mayores ingresos, además de un gran impacto económico difícil de registrar en cualquier otra época del año en tan solo siete días. Ahora, lo que no apruebo es el llegar como un “elefante a una cacharrería” y cargarse todo aquello que no sea cercano a su convicción y que resulte de su total desconocimiento, que es lo que está demostrando con tales afirmaciones.

Quiero pensar que estos “ideales” son fruto del desconocimiento de una persona que realmente no conoce la dimensión social y económica de una tradición ferrolana como es la Semana Santa. Quiero pensar que el no ser nativo de Ferrol te lleve a pensar de esta manera. Y quiero pensar que sus colegas en la futura gobernabilidad de Ferrol (PSOE y BNG), que ya han estado en gobiernos anteriores y saben de lo que estoy hablando, le expliquen al señor Suárez la metedura de pata que podría cometer si realmente hace lo que dice que va a hacer. O de otra manera, sino hace lo que debe hacer, que es seguir apoyando a la Semana Santa Ferrolana. Está muy bien ayudar al comercio (hágalo durante todo el año), está muy bien ayudar a la hostelería (hágalo durante todo el año), está muy bien difundir Ferrol y apostar por el turismo, etc, (hágalo durante todo el año), pero en Semana Santa todo eso ya funciona, y funciona gracias a las Cofradías y su trabajo. Si estas no reciben la consideración oportuna del Concello; la hostelería, el comercio y demás sectores no funcionarán en esas fechas tan productivas para todos ellos. No funcionarán simplemente porque el 99,99 % de la gente que viene en Semana Santa a Ferrol es para ver sus procesiones, y si estas no salen a la calle, la gente no tiene a nada que venir a Ferrol en esas fechas y emprenderán otros destinos en donde si puedan disfrutar de procesiones de Semana Santa.

Dicho todo esto, también espero que las Cofradías tengan un buen fondo de armario por si las ayudas finalmente no llegan. Espero que no dilapidaran los miles de euros que durante años han recibido de las Instituciones. El Señor Suárez estoy seguro que no tiene ni idea de lo que habla sobre este particular, pero un servidor si conoce el tema y yo en la calle no he visto esa gigantesca inversión traducida en patrimonio, al menos no toda esa inversión. También dicho eso, digo lo siguiente y bien alto:

SEÑOR SUÁREZ. Una cosa es decirlo desde fuera y otra cosa hacerlo desde dentro. Yo le reto y le digo lo siguiente: ¿A QUE NO SE ATREVE A HACERLO? Toque lo que está mal, lo que no funcione. ¿Para qué tocar lo que funciona?


Freeman Galicia