Artículo de Opinión

Mañana es un día importante para las Cofradías de nuestra ciudad. Lo es, porque para mañana a las cinco de la tarde está fijada la reunión entre las Hermandades y el Alcalde y demás miembros del gobierno local. Tema sobre la mesa, de nuevo la subvención. Se presume como la reunión definitiva. Se presume como el encuentro en el que se deben zanjar las diferencias y hablar las cosas claras cara a cara. Se presume como el encuentro en el que las Cofradías saldrán con una respuesta definitiva en cuanto al apoyo de la Institución local para la próxima Semana Santa. Se han dicho y escrito muchas cosas en las últimas semanas de un lado y de otro, y es hora de hablar de ellas, y si se pueden dejar zanjadas, mucho mejor. Mañana tiene que salir el acuerdo definitivo, si o si.

Ayer en este mismo blog informé a nuestros lectores que paralelamente a dicho encuentro se estaba organizando una concentración “popular” y “silenciosa” en apoyo a la Semana Santa. Una concentración que se hizo coincidir en el tiempo y casi en el lugar (exteriores del Concello) con dicha reunión. Soy de los que opina que todo apoyo a la Semana Santa es bueno, pero también creo firmemente que dicha concentración no llega en el momento más idóneo. Son momentos de diálogo y de entendimiento. Entiendo que cualquier medio de protesta en estos momento es estéril. Ahora debe imperar el diálogo y sobro todo la tranquilidad. No debe haber nada en el entorno que puede desvirtuar y entretener dicho encuentro y que pueda desviar atención alguna. Tiempo para las protesta ya las hubo (en el Pleno), también en las redes sociales, y a lo mejor las habrá de nuevo. Ahora Cofradías y Concello han fijado una fecha para sentarse (mañana) y creo que todos, debemos esperar pacientes al desarrollo y el resultado final. Tiempo habrá para aplaudir o para protestar. Creo y pido a todos, que se deje dicha concentración para otro momento. El desgaste tampoco es bueno, y lo digo por experiencia, pues siempre he estado en mil batallas.

Las Cofradías, aunque no lo digan, agradecen de mil amores dicho apoyo, pero también son conscientes de lo importante que para el futuro de la Semana Santa tiene la reunión de mañana y seguramente no verán con buenos ojos que nada entretenga dicho propósito. El futuro de la Semana Santa está en juego.

Juan Galego


Freeman Galicia